Acrópolis, la obligada decepción de Atenas.

Fachada del Partenón en el Acrópolis ateniense

Fachada del Partenón en el Acrópolis ateniense

Visitar la Acrópolis cuando se viaja a Atenas es obligatorio. De hecho hay gente que visita Atenas solo por vela, y la decepción suele ser generalizada. En especial cuando, inevitablemente, se le compara con Roma (quizá por eso de que en el cole nos las enseñaban casi como civilizaciones hermanas). Pero la comparación es injusta. En Roma la historia se respira a cada paso. En Atenas poco queda en pie, y lo que queda, son restos con 2500 años de antigüedad para los que no hay dinero ni excesivo interés por su conservación. Si nadie lo remedia, pronto habrá que darle la extremaunción.

El Acrópolis sobresaliendo de Atenas

El Acrópolis sobresaliendo de Atenas

He de reconocer que a Atenas fui con mucha ilusión y me fui con mucha decepción. Me encanta la historia, aunque sea un inculto. O quizá precisamente por eso. Había visto muchas fotos, escuchado muchos relatos, estudiado su historia y la de sus pensadores ilustres… Para mi Grecia era la cuna de la civilización tal y como la conocemos. Y mi mito cayó nada más poner un pie en la Acrópolis. Porque esperaba que fuera una prolongación de mi sueño y es más bien todo lo contrario.

Derruida, con sus piedras esparcidas por los suelos, apuntalados sus muros y andamios en muchas de sus fachadas, la imagen de aquel lugar es desoladora. Ya sé que no está el país para inversiones ni para que nadie eche más piedras sobre su encorvada espalda. Pero si en vez de salvar a banqueros curruptos hubieran dado la mitad del dinero a curar el corazón histórico del país, quizá ahora tendrían un activo incalculable para su economía. Tema en el que, como me pasa con la historia, también soy un inculto.

Esta “ciudad alta” tuvo como ciudadanos a Pitágoras, a Platón, a Sócrates, a Arquímedes, a Tales, a Alejandro Magno, a Anacreonte,  a Eculides, a Homero, a Aristóteles y un largo etcétera de grandes genios que marcaron para siempre la era del conocimiento. Y así hemos recogido su testigo. Dejando morir a la ciudad que los hizo inmortales.

Le deseo lo mejor a Grecia y a su capital Atenas. Y tengo la esperanza de que un día no muy lejano, tengan el dinero y el interés para de devolver al Acrópolis todo lo que ésta dio desinteresadamente a la historia.

Columnas laterales del Partenón

Columnas laterales del Partenón

ruinas en el Acrópolis

ruinas en el Acrópolis

ruinas en el Acrópolis

ruinas en el Acrópolis

Ruinas del Partenón en la Acrópolis

Ruinas del Partenón en la Acrópolis

Artículos relacionados:

Coliseo, luces sobre la historia de Roma.

Angkor Wat, la historia que se tragó la selva.

Templo de Debod: un trocito de Egipto en Madrid.

Machu Picchu, 100 años de un mito.

Tulúm, la ciudad Maya del Paraíso.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Email
  • Add to favorites
  • Google Reader
  • Digg
  • RSS
  • Delicious
  • StumbleUpon
Esta entrada fue publicada en Atenas, Europa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Acrópolis, la obligada decepción de Atenas.

  1. José Manuel dijo:

    Totalmente de acuerdo con los comentarios de Atenas, pero Grecia es mucho más. Este verano, como turista me he sentido el rey. El Parque Nacional de Vikos, Meteora, Itaca, Paxos y tantos sitios donde nos han recibido con una sonrisa y amabilidad sorprendentes. Tenemos mucho que aprender de ellos.

    • La Morada del Viajero dijo:

      José Manuel, estoy 100% de acuerdo contigo. Atenas no es un reflejo de Grecia. Grecia es muchísimo más que su capital. Y un ejemplo lo di hace tiempo cuando bauticé una terraza de la isla griega de Santorini, como la “terraza más bella del mundo”.

      Muchas gracias por pasar y por aportar!

      Salidos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>