Viajar con familia numerosa

No cabe duda de que ir de vacaciones es algo que requiere de una gran planificación. La reserva de los vuelos y los hoteles o la contratación de excursiones son solo alguno de los elementos indispensables durante este proceso que, en muchas ocasiones, se vuelve largo y complicado, aunque también emocionante. Si tienes también esta percepción, nos podemos imaginar lo que sientes si, además, quieres desplazarte siendo familia numerosa.

Por ello, queremos ayudarte. Y es que preparar unas vacaciones teniendo tres o más hijos puede ser algo complicado pero, gracias a estos consejos que vamos a darte, te resultará bastante más sencillo. Así que presta atención.

Busca un destino que sea agradable para ir con niños

Puede que te apetezca conocer en primera persona y recorrer con detenimiento las principales capitales de Europa Central. Sin embargo, aunque a ti te apasione la idea, probablemente a tus hijos no. De hecho, es más que posible que, si te decantas por esta opción, se acaben aburriendo y te den la lata. Al fin y al cabo, son niños.

En cambio, un destino con playa es una alternativa muy recomendable ya que, en él, tus hijos podrán disfrutar bañándose en el mar, haciendo castillos en la arena, etc. Además, mientras están en ello, te brindarán un poco de espacio para que disfrutes de un poco de intimidad con tu pareja.

Por su parte, tampoco podemos olvidar recordarte que la oferta de hoteles y actividades al aire libre en los destinos con playa es, por lo general, muy amplia y variada, lo que te ofrecerá infinitas posibilidades para pasarlo en grande con tus pequeños a un precio acorde con tu presupuesto.

Por citar algunos ejemplos, si te decantas por las del Atlántico podrás disfrutar de una menor afluencia de turistas que en las del Mediterráneo sin renunciar a la calidad. Y es que en ellas suele abundar la arena fina y blanca y las aguas cristalinas. Todo ello, además, con un clima formidable.

Una vez que estés allí, no olvides reservar paseos en barca, excursiones de submarinismo y esnórquel o carreras en motos de agua. A los niños les encantan estas actividades y, con total seguridad, a ti también.

No te olvides de contratar un seguro de viaje

Seguro que, la última que realizaste un viaje en pareja, ni siquiera te planteaste la contratación de un seguro. Al fin y al cabo, las posibilidades de que os sucediese algo, sobre todo si fue una estancia corta, eran muy reducidas. Sin embargo, si vas a viajar con toda tu familia, no te lo pienses y hazte con una póliza.

Los niños son más propensos a sufrir accidentes y a ponerse enfermos, como es evidente. Y, si no cuentas con un seguro y estás fuera de tu país, lo normal es que tengas que asumir los costes médicos del tratamiento. En este sentido, aunque se trate de una visita a urgencias por culpa de un resfriado, puede salirte bastante caro.

El desplazamiento y el alojamiento

Es muy probable que, si has decidido llevar a tus hijos a un país extranjero, el avión sea tu primera opción. De hecho, a los niños suele hacerles bastante ilusión subir a este tipo de aparatos, por lo que, teniendo en cuenta que los precios de los billetes cada vez son más baratos, se trata de una idea estupenda.

Sin embargo, cuando tengas la reserva en tu poder, empezarán a surgirte algunas dudas como, por ejemplo, cómo llegar al aeropuerto. ¿Te sale más rentable ir en tu propio coche, pagar uno o varios taxis o pedirle a algún familiar o amigo que te lleve? Todas las opciones tienen sus pros y sus contras, está claro.

La opción del vehículo particular, generalmente, no ha gozado de muchos adeptos. Pero, si tienes en cuenta las facilidades que, últimamente, están dando los parkings de larga estancia de los aeropuertos, seguramente cambies de idea. Y es que, por mucho menos de 20 euros al día, puedes tener tu coche listo para recogerlo en tu vuelta y llegar a casa directamente. Es más, a partir del cuarto día, estos establecimientos suelen hacer descuentos aún más interesantes.

Llevando tu propio coche al aeropuerto no tendrás que preocuparte de pagar suplementos por maletas ni de pedirle a nadie que vacíe su maletero para hacer hueco a tu equipaje. Además, en caso de que aún las necesiten, tampoco deberás pensar en instalar las sillas homologadas que tus hijos usen por su seguridad.

Por otro lado, la elección del alojamiento también debe estar sujeta a una serie de condicionantes que debes tener en cuenta. Por ejemplo, si tienes que llevar a tu mascota, realiza el primer filtro de selección buscando solo entre aquellos que sean ‘pet friendly’. En cualquier caso, cada vez son más los que permiten la entrada de animales, lo que es una muy buena noticia. De hecho, hasta cuentan con servicios de guardería para que podáis salir en familia a conocer tranquilamente vuestro lugar de vacaciones sin ninguna preocupación.

La mejor opción que se nos ocurre es reservar un apartamento. Y es que, de este modo, no tendréis que dormir todos apretados en una sola habitación o reservar varias diferentes, lo que no es nada aconsejable si dispones de un presupuesto ajustado o si tus hijos son todavía pequeños.

Además, contando con un apartamento, podrás ahorrar bastante dinero ya que estarás en disposición de cocinar la comida sin tener que acudir permanentemente a restaurantes. También ofrecen la privacidad de disponer de cuartos de baño propios, salones e, incluso, terrazas en muchos casos.

Viajar siendo familia numerosa es posible

En definitiva, esperamos haberte demostrado que viajar siendo familia numerosa es totalmente factible y que, si tienes en cuenta todos los aspectos que aquí hemos comentado, tanto tú como tus hijos os lo pasaréis en grande durante esos días en los que podéis desconectar de la rutina y descansar. Ya solo te queda ponerte manos a la obra y empezar a planificar el viaje.